• Dimaglia

El cuidado de tu uniforme empresarial es fundamental para que dure por más tiempo. Es muy común que el deterioro de las fibras de las telas se de porque no sabemos cómo cuidarlas.

Cada tejido tiene su propia composición, los porcentajes de algodón varían de uno a otro, y hay materiales sintéticos que requieren de tratos específicos. Cada prenda tendrá un requerimiento de trato según su tipo.


Cuidado de las prendas de Algodón

Para que las prendas de algodón no se encojan, deben ser lavadas en agua fría. Para secarlas lo mejor es extenderlas sobre una toalla, para que no pierdan su forma en lugar de colgarlas estando mojadas.


Cuidado de las prendas de Lino

Nunca las lave en máquina de lavar, siempre deben ser lavadas a mano.


Cuidado de las prendas de Seda

La seda es un tejido fino que no admite centrifugado ni altas temperaturas, por lo que nunca debe meterse en lavadoras. Para evitar que se manche, se la debe secar a la sombra. El momento de plancharla, se lo hace por el revés con plancha a baja temperatura y sin vapor.


Cuidado de las prendas de Cuero

El enemigo principal del cuero es el polvo, le ocasiona fisuras, por lo que para limpiarlo debe usarse una esponja seca. Nunca ponga perfume a una prenda de cuero, pues esto ocasionará manchas y grietas en la prenda.



Cuidado de las prendas de Rayón

Para evitar que se deforme, no las lave en lavadora.


Cuidado de las prendas de Licra, Polyéster y Nylon.

Son telas sintéticas altamente sensibles al calor, por lo que al lavarlas, debe ser en agua tibia y plancharlas con bajas temperaturas y sin vapor.


TIPS PARA EL CUIDADO DEL UNIFORME

  • Para fijar y mantener el color, se puede remojar la prenda en agua con un puñado de sal.

  • El momento de lavar las prendas, sepáralas por colores; claros y oscuros.

  • En lo posible, lávalas siempre con agua fría.

  • Lávalas por el revés para conservar su color.

  • Lee las etiquetas e instrucciones de uso y cuidado.

  • Cuelga los suéteres, chaquetas y sacos; de manera horizontal.

  • Usa la secadora de ropa, sólo cuando sea necesario.



Además ten en cuenta que:

  • El centrifugado y la exposición para secado de las prendas al sol, puede encogerlas.

  • Si la prenda tiene forros o entretelas, es posible que se deformen, por ello es mejor lavado en seco.

  • Antes de poner detergente, es mejor diluirlo para evitar manchas.

  • Prendas delicadas, pueden requerir del uso de jabones neutros o incluso fundas de lavado (puede ser una buena idea, lavarlas dentro de una funda de almohada).

  • Si vas a usar cloro en las prendas, lee antes las etiquetas, además recuerda que su uso reiterado provoca que la ropa se vuelva amarilla.

  • Dos prendas que hagan parte de un mismo atuendo, deben ser lavadas al mismo tiempo para evitar su desgaste por separado.





Tal como lo ofrecimos en nuestro artículo anterior, referente a camisas trataremos en esta entrega sobre el uso de la corbata, consejos, diseños, colores, tamaños, entre otros aspectos que ayuden a que este accesorio aporte profesionalismo a la vestimenta.


La primera regla el momento de usar corbata es el contraste entre el color de la camisa con el color de la corbata, si la camisa es clara, la corbata debe ser oscura y viceversa; por ejemplo, para una presentación importante puede usarse una corbata roja; pues recordemos que la corbata es un signo de autoridad y poder que otorga confianza a quien la porta.

La elección del ancho de la corbata dependerá del ancho de sus hombros, si es de hombros estrechos, es mejor usar corbatas skinny (5 a 7 cm. de ancho). Las corbatas estándar tienen 7 cm. de ancho y las corbatas anchas tienen entre 8 y 9 cm. Recordemos que corbatas anchas deben ser usadas con solapas anchas.

El largo de la corbata es algo que también debe tomarse en cuenta, esta debe llegar justo hasta la cintura, exactamente al botón o la hebilla del pantalón.

Si se va a usar corbatas que tengan un patrón, es aconsejable que la camisa sea sencilla y que los colores de la corbata combinen con los del traje.

Los estilos clásicos tienen diseños de rayas o cuadros, y combinan con atuendos formales o casuales por igual. Las corbatas de lunares o puntitos no pasan de moda y pueden servir por igual para la oficina, como para asistir a un congreso.


Las corbatas clásicas que nunca pasan de moda tienen un sólo color y suelen ser azules (el azul marino es un color que nunca pasará de moda), grises, rojo oscuro o vino tinto y la tradicional corbata negra.

Aún cuando si quieres destacarte, y las combinas bien, las corbatas con diseño arriesgado serán lo ideal para reflejar tu propio estilo. Recuerda que lo recomendable al usar este tipo de corbatas es que la camisa sea sencilla (de un sólo color) y saber elegir el tono según el traje con el que se vaya a combinar

Y por último, si vas a usar un clip de corbata, recuerda que debe estar a la altura del esternón y que siempre sea más angosto que la corbata. Lo importante es que la corbata debe quedar completamente vertical, de manera que cubra todos los botones de la camisa.


Lo barato sale caro Sin importar que conozcas o no la diferencia entre Oxford o Algodón, seguro tienes muy claro el viejo dicho de que lo barato sale caro.



Cuando eliges una camisa de buena calidad, estás evitando que esta te cause irritaciones o que se desgaste de inmediato y debas reemplazarla, gastando finalmente más dinero del que pensaste ahorrar al elegir una de mala calidad.


Fíjate en los detalles

El momento de elegir una camisa, fíjate en el tipo de tejido y su patrón; pues son justamente estos detalles los que hacen que una camisa sea más suave o rígida. También decide si lo que estas buscando es una imagen formal o no.



Lo importante es, que tan cómodo te sientas en ella.


La talla correcta

Las medidas principales van a ser la talla del cuello y la de la manga. Para medir el cuello se lo hace a la altura de la manzana de Adán y se le agrega un extra, para que no te apriete; de uno a dos dedos como máximo.

Para medir las mangas, debe hacerse justo debajo de los hombros, hasta la muñeca, de esta manera el puño de la camisa debe quedar milímetros más abajo de la muñeca.


Para que una camisa se vea bien, debe estar ceñida a la altura del torzo, sin que sea demasiado holgada en la cintura, para que no luzcas gordo.


El cuello de la camisa.

El cuello de la camisa, será quien refleje la actitud de la misma, además dependerá del tipo de cuerpo y de la corbata con la que se piense usar.

Un cuello puntiagudo o semi italiano, alarga la cara. El cuello conocido como clásico italiano o americano, al ser más neutral, favorece a cualquier tipo de cara.



Lo importante es que el tamaño del cuello sea armónico con el tamaño de la cara.


La corbata

Si estás indeciso sobre la corbata que debas usar con la camisa que llevas puesto, recuerda que la corbata debe ser un tono más oscuro que la camisa.


En próximas publicaciones daremos más recomendaciones sobre corbatas.


Los puños de la camisa

Hay dos tipos de puños, el clásico con botones simples o dobles y el francés, que requiere del uso de mancuernillas, por tanto es más elegante.


¿Qué camisa usar, según la ocasión?

Utiliza una camisa blanca para reuniones de negocios u ocasiones formales.

Las camisas a rayas son formales para el trabajo y rompen la monotonía.

Los tonos pasteles definirán su formalidad, según el pantalón o traje que se use.

Para ocaciones casuales, usar patrones llamativos o tonos fuertes.


Empresa: (04) 231 6032 - (04) 231 5116 - (04) 231 6920

Móvil:  099 783 1808 - 098 768 8127

Domicilio: (04) 231 6877

©2019 by Dimaglia. Asesor Creativo Ecuador